fbpx
beneficios web

Tu web, tu reino

No es lo mismo una tienda de diseño minimalista en el Soho neoyorkino que un abigarrado puesto en el gran bazar de El Cairo. Si estás de vacaciones, es divertidisimo pasarte horas en un bazar, revolviendo entre cajitas, bufandas y remedios milagrosos, sin parar hasta dar con el tesoro escondido.

En el mundo on-line no hay nadie de vacaciones. Cuando una persona entra en tu web tarda menos de 10 segundos en decidir si le interesa o va se va a otra parte -que puede ser tu competencia, un tweet gracioso, o una foto del grupo de Whatsapp de los antiguos compañeros de colegio-. Así que aunque adores los bazares orientales, mejor que tu web no lo sea.

Tu web es tu local comercial y tu vendedor al mismo tiempo.

 

Tu local comercial

La parte física de una tienda en una web es el diseño y la estructura. ¿Qué colores usar? ¿Cómo distribuir el menú? ¿Se ve bien este botón de compra? Hasta el más pequeño detalle cuenta para que se produzca el flechazo. Y recuerda que tienes menos de 10 segundos para seducir a tu cliente para que pase más tiempo contigo.

Si apuestas por tu negocio, invierte el dinero en un buen profesional, que tenga claro que la finalidad de tu web es vender. Y siempre es vender: productos, servicios, que lean tus post… Alguien que, como Ainara, te asesore y acompañe en todo el proceso, que se implique y te ayude a ver los puntos que a ti se te escapen.

 

Tu vendedor

Imagínate que tienes la tienda de tus sueños. Has puesto cuidado en la distribución de los productos, el color de las paredes, en las etiquetas con el precio, la iluminación, la música… incluso has tenido en cuenta el olor que quieres para tu establecimiento. Es justo como llevas meses soñando.

Es la inauguración y está todo preparado. Entra un cliente. Y tu comercial está hablando a gritos por el móvil. Masticando chicle como una vaca en la rumia. Con ojeras, sin peinar y la ropa llena de manchas. El cliente, que tiene muchas ganas de comprar y es valiente, porque no ha salido corriendo al ver el panorama, se acerca a pagar. Tu comercial le mira con desprecio y acto seguido le ignora. ¿Seguiría trabajando para ti mucho más tiempo?

Los textos son tu comercial. De ti depende que sean ese que si fueras una empresa americana tendría su foto en un marco y se llevaría los mejores bonus de ventas.

Y no se trata solo los textos de tu web. También los de tus mails, los de las publicaciones en redes sociales, el correo de confirmación de suscripción a tu lista… todo.

Si estás leyendo esto, sabes escribir. Solo que escribir para vender no es lo mismo que escribir ensayos, cartas o poemas. En inglés se llama copywriting (o copy) y en español es “escritura persuasiva”, pero es común llamarlo copy también.

Emprender y la multitarea

Cuando emprendes, sobre todo al principio, da la sensación de que tienes que aprender todo de todo: diseño, copy, funnel de ventas, SEO, listas de difusión, keywords, propuesta única de ventas, elevator speech… Tras un rato en internet tienes la cabeza como un bombo y la sensación de no saber por donde meter mano a tanto fregao. Estás como si te hubieran dejado solo y a oscuras en ese bazar egipcio del principio: cara a cara con los peligros del “hazlo tu mismo”.

Te dispersas en 500 tareas que te distraen de las principales. Que sólo son dos. Pimera: dar lo mejor de ti en tus productos o servicios. Segunda: hacer que el resto de las personas sepan lo que les va a facilitar la vida tu producto/servicio.

En lo que se refiere a tus textos -a tu comercial virtual-, tanto contrates a un profesional para que redacte tu web, como lo hagas tu, es básico que tengas nociones de escritura persuasiva. A diario te vas a encontrar con que tienes que redactar textos que consigan que quien los lee pase a la acción. Y esta acción pueden ser mil cosas: hacer clic en un enlace, comprar tu producto, darle a “me gusta” a una publicación, abrir el mail que acabas de mandarle…. Si sabes cómo darle ese toque persuasivo, tus resultados aumentarán de  forma exponencial.

Estudio Diagrama tiene clara la importancia del copywriting, y también la de no perder el tiempo aprendiendo más de lo que necesita. Por eso me ha pedido que escriba algunos post con las nociones básicas de copy básico para potenciar tu negocio.

Mientras que llega el primer artículo de esta serie te dejo una pregunta… ¿sabes a quién vendes? ¿Lo conoces bien? ¿Estás seguro? ¿Segurísimo?

 

Por si te preguntas quien soy y porqué fiarte de lo que te cuente.

Me llamo Silvia Barcenilla Paz. Aprendí a escribir y leer con 3 años y desde entonces no he parado. Llevo vendiendo desde 1996, los últimos 6 años especializada en marketing y publicidad on-line. Me fascina el poder que tienen las palabras en nuestras mentes y vidas. Me río de la vida después de los 40 en www.silviaalegria.com

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Los datos de carácter personal que me facilitas mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Ainara Cámara, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la política de privacidad. Puedes ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en ainara@2020.lasemilladiseno.com.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad, así como la inclusión de datos en un fichero de titularidad de Ainara Cámara Garayoa con la finalidad de atender mi solicitud. *

Diseño web para negocios de bienestar

No te pierdas mi contenido

Únete a mis emails semanales de diseño web y emprendimiento